ciudad ajedrez .com
El ajedrecista y el lector
 MENU GENERAL INICIAR SESION    REGISTRARME
ciudad ajedrez
     
Ver usuarios

Enviado por: Lufloro87 Ver más artículos
Redactar un artículo
en Ciudad Ajedrez

COMPARTIR Windows Live facebook twitter Blogger email


Visitas: 80        Comentarios:

El ajedrecista y el lector
Enviado en: 18-06-2013

El silencio del ajedrecista no es el silencio unívoco del atleta, o el silencio empedrado del transeúnte; no es el silencio obvio de los que se enamoran, o el monótono silencio del chofer del autobús. Se parece, más bien, al silencio de un lector; ambos son múltiples, fascinantes, transcurren con fluidez como los carros que pasan por un puente. Ajedrecista y lector mantienen un pensamiento activo: se preguntan, se responden, avanzan, dudan, se pierden y se encuentran. Pero el lector no acecha como el ajedrecista; no controla una batalla, por lo tanto, no precisa de la tensión silenciosa que tienen los jugadores de ajedrez. Cuando los ajedrecistas se enfrentan, su silencio no crea un puente entre un cerebro y otro, sino que se construye de manera bimembre: nace del tablero y se bifurca en dos adversarios pensativos. Un lector, en cambio, establece un puente recto que va de las páginas a su cabeza; hay un tránsito continuo: las palabras salen del libro y viajan a sus ojos.



El espacio donde se desarrolla un torneo de ajedrez crea un ambiente semejante al de la biblioteca. Las personas, frente al tablero o frente al libro, alimentan un silencio con el que la sala se inunda. Es probable que, en este mismo momento, alguien se encuentre en una biblioteca y su gesto sea el mismo al de uno que, probablemente justo ahora, esté jugando ajedrez. Quizás este hipotético lector está leyendo Los 1001 años de la lengua española de Antonio Alatorre, y puede ser que vaya por el segundo capítulo, donde el autor menciona una amplia cantidad de vocablos provenientes del árabe; tal vez ahora se encuentre leyendo, de ese capítulo, las siguientes líneas: “con el pensamiento matemático se relacionaba la palabra ajedrez (y sus alfiles, y sus jaques y mates): los árabes fueron quienes introdujeron este endiablado juego en Europa”. Por su parte, el hipotético ajedrecista quizás esté moviendo un alfil y diga: “jaque mate” mientras su contrincante lamenta haber perdido en este endiablado juego.

Jaque y jaque mate son raras interjecciones que se han salido del juego. No falta quien quiera poner en jaque al vecino que no deja dormir con su escándalo; tampoco es raro que en una discusión alguien deje callado al otro dándole jaque mate con un argumento difícil de refutar. En el ajedrez, estas palabras tienen un peso casi mágico. Todo el silencio que se tensa en la partida es interrumpido por un “jaque”, y esa advertencia es como si el doble puente del ajedrez comenzara a sufrir una primera fractura. Algo no anda bien, el puente truena y, en algún momento, se escucha un “jaque mate” que termina por quebrarlo. Las piezas se petrifican y los jugadores abandonan su silencio.



Contrario al silencio ajedrecístico, el de los lectores no acaba en un jaque mate, el puente no se quiebra: se abandona o se termina de cruzar. Las conversaciones que vienen después del libro o del juego se diferencian por una palabra: hubiera. El hubiera es más común en el juego que en el libro. Lo leído así fue, y no puedo ser de otra forma, pues el autor es uno y el espectador es otro. En el ajedrez, los contendientes son autores y lectores al mismo tiempo; cuando terminan de jugar, aparece el hubiera; la historia pudo ser distinta; entonces, todo ese silencio se resuelve en imaginar otras posibilidades en el ya terminado juego: “no hubieras movido la torre, hubieras hecho el intercambio, hubieras cubierto el caballo…” En el lector el hubiera, si es que hay, es un acto más de un idealista que de un arrepentido; un libro se acepta o no se acepta, pero no habrán de cambiar los párrafos. No se lamenta un mal episodio como se lamenta haberle regalado un caballo al otro jugador.


[Artículo escrito por: Luis Flores Romero]


 facebook A  20 personas les gusta este artculo



Artculos de Lufloro87
agregar comentario
Agregar comentario: Número de caracteres:


Para agregar comentario debes Iniciar sesinAQUI
fin de la informacion

EL art??culo y su contenido es responsabilidad del autor del mismo