ciudad ajedrez .com
Elogio de la torre
 MENU GENERAL INICIAR SESION    REGISTRARME
ciudad ajedrez
     
Ver usuarios

Enviado por: IntiFlores Ver más artículos
Redactar un artículo
en Ciudad Ajedrez

COMPARTIR Windows Live facebook twitter Blogger email


Visitas: 90        Comentarios:

Elogio de la torre
Enviado en: 23-10-2013

Su figura esbelta denota fortaleza, su movimiento es muy simple, se desplaza en línea recta por filas y columnas; movimiento que aparentemente no tiene chiste, pero su riqueza va más allá de su movimiento, es una pieza valiosa y poderosa, su largo alcance da control absoluto. La figura de la torre pareciera una estructura protectora de los castillos medievales, cualidad falsa dentro de sus virtudes: una torre es el carro de batalla, es una estructura de lucha, y su fuerza mayor se centra en el ataque.

En un principio, su tarea es cuidar el corredor principal del castillo, resguardar al rey con un enroque, esperar pacientemente o predecir en qué columna se abrirá primero. En el medio juego, la torre debe entrar en acción, buscará las columnas abiertas para tener mayor fuerza, saldrá a casillas seguras donde apoyará ataques en flancos, incluso podrá sacrificarse por un caballo en f6 o f3 para debilitar un enroque enemigo. Una de las mejores artimañas consiste en doblar torres en la misma columna, lo que permitirá conquistar la séptima u octava fila y conseguir, desde campo enemigo, doblegar al contrincante.

Las torres maniobran con mucha facilidad, pueden dar dobletes, jaques a la descubierta, originar un tremendo remolino como aquel legendario ataque de Carlos Torre frente a Lasker, o sólo dedicarse a apoyar el trayecto de un peón que pretende coronarse. Una torre encerrada no tendrá valor alguno, la torre necesita espacio sentirse libre y poderosa, no se hizo para proteger piezas o peones, sino para destruir fortificaciones enemigas.

Su peor enemigo es el caballo, su mejor aliado el alfil, su mayor fortaleza los finales y su gran alcance su virtud. Una torre podrá dar mate en octava, en séptima destruye enemigos, en primera y segunda brindarán protección, en tercera apoyará en ataques prematuros y en cuarta bloqueará estratégicamente los jaques de otra torre si nuestro rey apoya a un peón por coronar. Su habilidad destructiva cobra fuerza en los finales donde alcanza su máximo esplendor, en campo abierto todas las casillas estarán a su alcance. Una torre por si sola es capaz de acorralar y dar jaque mate al rey enemigo, y cuando el rey contrario es obstruido por sus propios soldados, una torre podría cobrar victoria. Si una torre domina una fila o columna, otorga una ventaja significativa en la partida.

Las torres son fuego vivo del clímax de la batalla, producen ataques demoledores. Ya nadie desprecia una torre. Con una torre de ventaja cualquier rival se rinde, excepto aquel legendario Adolf Andersen que entregó las dos torres en su famosa partida Inmortal.


 facebook A  23 personas les gusta este artculo



Artculos de IntiFlores
agregar comentario
Agregar comentario: Número de caracteres:


Para agregar comentario debes Iniciar sesinAQUI
ataualppa
exelente comentario sobre lastorres te recuerdo que en sus origenes la figura en la india no era una torre medieval sino un elefante lo que en los ejercitos de este pais era una pieza muy pero muy importante que no podia faltar en una batalla lo que hizo tambalear los ejercitos de alejandro magno en su momento  
 
ataualppa
exelente comentario sobre lastorres te recuerdo que en sus origenes la figura en la india no era una torre medieval sino un elefante lo que en los ejercitos de este pais era una pieza muy pero muy importante que no podia faltar en una batalla lo que hizo tambalear los ejercitos de alejandro magno en su momento  
 
fin de la informacion

EL art??culo y su contenido es responsabilidad del autor del mismo