Home Iniciar sesión Registrarme



Informacion de usuario
IntiFlores

México
edad: 41
Aficionado
1729

motivo:
El ajedrez es tan fascinante que una vez que lo conoces, te gustará toda la vida.

frase:
Todo a su tiempo rinde fruto

intereses:
Torneos y eventos masivos, difusión del ajedrez, comentarista, patrocinador, organizador de eventos, maestro de ajedrez clases, arbitro, fabricante de productos de ajedrez, y presidente de la Asociación de promotores y maestros de ajedrez AC


Ultimas aportaciones
Mis Fotos
Mis Partidas
Mis Articulos
Mis Comentarios
Mis Videos
Mis Enlaces
Mis Anexos
Mis Problemas
Mis Chistes
Libros que recomiendo

IntiFlores

INTI FLORES ROMERO

México México

Visitas: 254        Comentarios:
2017-03-15 00:15:04
 
Papá entrenador de ajedrez
 

Hace algunas décadas, a finales de los años 80s cuando había un boom del ajedrez en muchas partes del mundo, acá en nuestro hermosa ciudad de México en aquel entonces D.F. se celebraban torneos exitosos con más de un millar de participantes y al mismo tiempo se empezaban a generar los primeros promotores del ajedrez, maestros, árbitros y entrenadores que tenían que abrir brecha a esta disciplina tan benéfica en un país que trascendía más lento que muchos otros países, pero es preciso decir que los entrenadores de aquella época, no se encontraban a la vuelta de la esquina, es verdad que la afición era mucha y la oferta poca por lo que muchos de los jugadores que hoy nos vemos las caras en algún torneo tuvimos que aprender de manera empírica, ya quisiéramos muchos de nuestra época haber conocido un maestro de ajedrez que nos instruyera en la teoría y técnica del ajedrez, la mayoría aprendió así, empíricamente, seguramente algunos tuvieron un padre o un abuelo que fue jugador de ajedrez y les dio sus primeras lecciones, o por lo menos les ofreció un libro que en ese entonces era un tesoro, en lo personal vi por primera vez un libro de ajedrez a los 17 años, y a pesar que aprendí los movimientos de las piezas a los 6 años lo cierto es que tenía que esperar varios meses a que un tío nos visitara para poder jugar una partida de ajedrez y platicando con varios maestros que tuvieron un pasado similar me pregunto, ¿cuantos jugadores pasamos por lo mismo, es decir aprender empíricamente y muchos que hubiéramos deseado tener un papá ajedrecista que nos ayudara?.

Comento esto porque hace un momento escuche una entrevista donde una psicóloga sataniza a los padres que se sienten entrenadores, y la pregunta es ¿es muy malo tener un papá entrenador? Suponiendo que así fuera y dándole la razón a sus argumentos aunque la psicóloga se enfocaba en realidad de otros deportes, pero lo cierto es que en el ajedrez existen muchas las razones por lo que es necesario que un papá ayude en su tarea de entrenamiento a un hijo, como cuando un papá le enseña a su hijo andar en bicicleta o después le enseña a manejar un auto, o si les enseñan a cocinar, ¿es malo eso?. Seguramente algunos estarán pensando –claro que enseñar ajedrez es una cosa y entrenarlo es otra, siempre es mejor que un entrenador especializado haga su trabajo-, y si les doy la razón es verdad, de igual manera que es mejor que un buen chef enseñara a nuestros hijos cocinar, claro que es mejor. Si tenemos suficiente dinero y tiempo para llevarlo a una escuela de ajedrez y entrenarlo con los mejores ajedrecistas de la ciudad, claro que es mejor y muy bueno para un niño ajedrecista. Pero la realidad es que muchos papás no tienen el tiempo o recursos para contratar un entrenador de ajedrez.



La idea de escribir este artículo es para también valorar el aspecto positivo de que un padre ayude a su hijo en su vida, pero enfocándonos en el ajedrez, ¿Cómo se puede ayudar a un hijo a entrenar sin ser dañino según los psicólogos?? Uno de los argumentos de los psicólogos pregonan es el hecho que los padres quieren exigir demás a los niños y se les olvida el aspecto lúdico, tal vez porque siempre hay un inconsciente que nos dice, si tu hijo gana tendrá una felicidad, ¿y que padre no quiere ver a su hijo feliz?, pero para algunos psicólogos eso está mal, porque en el proceso los padres se vuelven exigentes y presionan al niño a que siempre gane.

Algunos especialistas han mencionado que cuando un hijo está en un torneo y sale después de una partida, lo primero que preguntamos es ¿cómo te fue?, cosa que siempre es evidente por el rostro de los niños, he visto niños que salen llorando y algunos brincando de felicidad, pero aun así preguntan lo mismo, y sucede que cuando han ganado les festejan y abrazan pero si pierden les dicen frases como, -lo importante es que te diviertas- o la más común –se aprende más de una derrota que de cien victorias- finalmente esas frases y los festejos los entiende el niño a su manera y lejos de ayudar a fortalecer su espíritu competitivo, los niños caen en frustración por no conseguir lo que se deseaba, entonces ¿que sería lo correcto?, en lo particular como padre de un hijo que practica el ajedrez hago lo siguiente, por ejemplo hago otras preguntas, como si tiene sed o hambre, o simplemente le doy la mano y le digo vamos a ver que venden por allá, de esta manera el niño entiende que no es importante el resultado, sino sentirse bien, el niño por si solo explicará lo que sucedió y aunque escucho con atención trato de no dramatizar en lo que sucede, en lugar de decirle -en la siguiente ya no te vas a equivocar eh-, le digo -si he visto a muchos niños que comenten el mismo error-.

Ahora pasando al entrenamiento, ¿cómo ayudar a nuestro hijo?, primero que nada es importante entender una cosa, si voy ayudar a mi hijo es porque el así lo quiere y disfruta, y no porque yo sea el necio de querer entrenarlo a la fuerza, lo importante es que el niño tenga las ganas de divertirse, y si nos dice -hoy no quiero- lo mejor es dejarlo en paz y entender porque es que en ese momento no quiere, a lo mejor el niño está planeando alguna otra cosa por hacer, y hay que respetar eso, o a lo mejor está molesto por alguna otra cosa y hay que dejar que se calme, de cualquier manera obligarlo sería un error de los más comunes. Hay dos cosas que yo papá hago, si lo veo indeciso como que si quiere, solo le digo ayúdame con una solución y luego te vas a jugar otra cosa, si lo veo enojado, mejor busco otras formas de ayudarlo y hago a un lado el ajedrez.

Pero ¿qué debo enseñarle a un hijo de ajedrez?, los papás y mamás más que nadie sabe las fortalezas y debilidades de sus hijos, y el nivel en que se encuentra, a los muy principiantes se les ponen ejercicios de movimiento de piezas y de jaque mate, a los más avanzados ejercicios de ajedrez más complejo, pero lo importante es que solo estudien de 15 a 30 minutos como principiantes, y luego jueguen una partida ya sea contra la computadora o con otro niño de preferencia.

Normalmente a todos los niños se les enseña más táctica con ejercicios. A los más avanzados ya se les enseña estrategia, aperturas, finales complicados, etc.

Para un principiante lo importante es tener una base sólida, conocer lo básico de las aperturas, desarrollo, enroque, dominio del centro, y alguna apertura estándar para que la practique, conocer los elementos básicos de táctica, clavada, doble ataque, descubierta, y conocer elementos básicos de finales, como coronar un peón con ayuda de otras piezas del rey, diferentes jaque mates. Etc.

Ya que domine todo esto está listo para un profesor de ajedrez, o bien si el papá ya es ajedrecista puede seguir ayudando a su hijo pero en un nivel 2, donde se les enseña algunas aperturas básias, celadas, estructuras de peones, dominio de diagonales y columnas, valoración de posición, posicionamiento de piezas, dinamismo y actividad de piezas, defensa sólida, entre otros temas, finales de torres y peones que son algo más complejos.

La incógnita es hasta qué grado practicar con una Tablet o computadora es lo mejor para un niño, conocemos de buenas fuentes que algunos programas y aplicaciones son muy buenas para el entrenamiento, pero cuidado, si el niño todavía tiene un nivel bajo en realidad no son tan convenientes, poner a un niño a jugar contra la computadora a un nivel bajísimo solo hará que el niño aprenda jugadas tontas, y si el nivel es más alto los niños se desesperan de no poder ganar nunca y eso termina por aburrir, lejos de ayudar les puede perjudicar.

Qué hacer si un papá no sabe mucho de ajedrez, le aconsejamos comprar algunos libros y leerlos antes de enseñarles, a lo mejor alguno me dirá ¿y porque mejor no le doy el libro al niño?, lo cierto es que los libros aun siendo de niños son difíciles para ellos, aquí si es conveniente que el padre lo lea y luego trate de explicar cómo funciona.

Esperamos sea de ayuda estos consejos, y también espero sus comentarios y consejos de este artículo.

Inti Flores Romero



Denunciar

 facebook
 A  63 personas les gusta este artículo

Agregar comentario:
Para agregar comentario debes Iniciar sesinAQUI