Home Iniciar sesión Registrarme



Informacion de usuario
Javier_Vargas

cdmx
edad: 73
Aficionado
2100

motivo:
el ajedrez es fascinante

frase:
Ajedrez

intereses:
escritor, ensayista, periodista


Ultimas aportaciones
Mis Fotos
Mis Partidas
Mis Articulos
Mis Comentarios
Mis Videos
Mis Enlaces
Mis Anexos
Mis Problemas
Mis Chistes
Libros que recomiendo

Javier_Vargas

JAVIER VARGAS

cdmx México

Visitas: 197        Comentarios:
2017-05-15 14:18:22
 
Las ideas son una fuerza
 

Por Javier Vargas Pereira

El ajedrez es un juego de inteligencia que se disputa con ideas. Las ideas son actos del entendimiento mediante los cuales se logra la comprensión de algo. Consisten en imágenes, representaciones y conocimientos que quedan en la mente de lo que se percibe o se concibe. Es una palabra que proviene del griego, idein, ver, referido a la forma, figura o aspecto de la realidad que es susceptible de ser captado por el conocimiento. Según el filósofo Platón, las ideas son modelos de las cosas manifiestas. El filósofo alemán Emanuel Kant sostuvo que se trata de conceptos metafísicos de la razón. Para Georg Wilheim Hegel, son el único ser verdadero y real. Y para el escritor francés Víctor Hugo (1802- 1885), “Lo que conduce y arrastra al mundo no son las máquinas sino las ideas”.

Toda partida de ajedrez es un intenso ejercicio de discurrir, ingeniar y concebir ideas. Como juego de táctica y estrategia, se basa en operaciones destinadas a obtener un resultado. A estas operaciones se les llama razonar, facultad que pone en juego ideas, juicios y conclusiones. Una de las funciones principales del penar ajedrecístico es concebir ideas a futuro. El pensamiento de los ajedrecistas es de anticipación. A partir de las ideas que conciben les es posible vislumbrar temas y combinaciones que conducen a la victoria. La elección de una jugada es una deducción lógica fundada en temas y principios aportados por la experiencia y la teoría. El psicólogo y ajedrecista Nikolas Krogius, en su libro, La psicología en ajedrez, dice: “La unidad de lo sensitivo y lo lógico, lo concreto y lo abstracto en el pensamiento del ajedrecista se manifiesta en que la valoración general, las ideas y demás generalizaciones actúan conjuntamente al pensar un movimiento determinado...”

El juego ciencia es un sistema de signos con los cuales se libra la contienda al confrontar unas ideas con otras. En el fondo, lo que los jugadores hacen es desplegar ideas con vistas a demostrar supremacía y alcanzar la victoria.

En la jerga ajedrecística, el concepto, fuerza de juego, alude a la experiencia, eficacia y nivel de maestría de un jugador, la que se manifiesta mediante la puesta en práctica de sus ideas y conceptos. 

Según el filósofo Alfred Fouillée, las ideas no sólo pueden tener una fuerza, sino ser ellas mismas una fuerza, y las define como formas mentales o formas de conciencia, que pueden convertirse en factores reales en virtud del carácter intensivo de la representación y de la  posible unión de la idealidad con la energía. Y agrega que las ideas pueden ser, por tanto, “la revelación interior de una energía y su punto de aplicación, de una potencia y una resistencia, de una fuerza en acción o de un movimiento.” Todo ajedrecista puede testimoniar la validez de esta afirmación. El filósofo John Locke, en su libro, La dirección del entendimiento, dice: “En realidad, las ideas y las imágenes  en la mente son poderes  invisibles que constantemente nos gobiernan; a ellas todos los hombres prestan su más fiel sumisión. Es, por tanto, de la mayor importancia que se vigile estrechamente el entendimiento para conducirlo acertadamente en la consecución del saber y la producción de las ideas.”

Toda idea es una producción intelectual. Para el maestro Siegbert Tarrasch 1862- 1934), destacado jugador, teórico y pedagogo alemán, “El ajedrez es una forma de producción intelectual que tiene su encanto peculiar. La producción intelectual es una de las grandes satisfacciones, si no la mayor, al alcance del hombre.” Sin embargo, no es menos cierto lo que en su tiempo dijo el escritor inglés George Bernard Shaw (1856- 1950): “Toda idea nueva pasa invariablemente por tres fases: primero es ridícula, después es peligrosa, y después… ¡todos la sabían”. E incluso agregó: “Las ideas son como las pulgas, saltan de unos a otros, pero no pican a todos.” Pero el poeta estadounidense Walt Whitman, en Hojas de Hierba, dice:

“¡A través de tu idea, ve aquí la realidad inmortal!

¡A través de tu realidad, ve aquí la idea inmortal.”



Denunciar

 facebook
 A  49 personas les gusta este artículo

Agregar comentario:
Para agregar comentario debes Iniciar sesinAQUI