Home Iniciar sesión Registrarme



Informacion de usuario
Javier_Vargas

cdmx
edad: 73
Aficionado
2100

motivo:
el ajedrez es fascinante

frase:
Ajedrez

intereses:
escritor, ensayista, periodista


Ultimas aportaciones
Mis Fotos
Mis Partidas
Mis Articulos
Mis Comentarios
Mis Videos
Mis Enlaces
Mis Anexos
Mis Problemas
Mis Chistes
Libros que recomiendo

Javier_Vargas

JAVIER VARGAS

cdmx México

Visitas: 95        Comentarios:
2017-06-23 18:09:14
 
La imaginación es más importante que el saber
 

La imaginación es más importante que el saber

Por Javier Vargas Pereira

El ajedrez es un juego de táctica y estrategia que ejercita la imaginación. Durante la partida, ésta desempeña un rol decisivo, sobre todo en el ámbito de la inventiva, la creatividad y la visión a profundidad. Imaginar es figurar y representar idealmente una posición, una estructura, una forma o una combinación de varios elementos.

La imaginación es una facultad mediante la cual las percepciones pueden ser representadas en la conciencia en forma de imágenes. En el ajedrez, su función se relaciona con otras facultades, por ejemplo, el conocimiento, la memoria, la intuición y sobre todo con la capacidad de anticipación. Imaginar una secuencia de movimientos es dar sentido a una idea o a un conjunto de ideas en función de un objetivo. En la práctica, conlleva la posibilidad de evocar temas, ideas y experiencias, así como de concebir, crear e inventar soluciones a futuro. Durante el juego, las imágenes son las que hacen posible la valoración, el cálculo de variantes, las jugadas defensivas, la consecución de la iniciativa, la toma de decisiones y la obtención de ventaja. Aunque el entendimiento y la memoria permiten conocer las características de una posición dada, la imaginación es la que proporciona las bases para concebir ideas, secuencias y combinaciones, esto es, dar sentido y finalidad a los  movimientos y maniobras que se hacen. En este proceso se produce un punto de convergencia entre la imaginación perceptiva (la posición que está a la vista) y la imaginación creadora (la que concibe secuencias y maniobras destinadas a lograr un objetivo) En el fondo, es la que percibe el futuro desde el presente y da sentido a lo que se hace. Aquí hay un claro nexo entre el entendimiento y la razón. El entendimiento como fuente de patrones y conceptos aportados por la experiencia; la razón, como fuente de ideas e imágenes a futuro aportadas por las más altas facultades del espíritu. En el ajedrez, como en la vida, el poder de la imaginación para producir imágenes es decisivo. Lo que hace todo ajedrecista es ver con los ojos de la mente, es decir, captar, concebir, crear, figurarse imaginariamente lo que debe hacer para imponerse a un adversario que pretende lo mismo: vencer.

Es evidente que todo niño juega ajedrez ejercita a plenitud su imaginación en el tablero y, por consiguiente, la suele aplicar en sus estudios y, lo más importante, en la vida real. Así, la filósofa de la educación Mary Warnock, en su libro, La Imaginación, dice: “si pensamos en la imaginación como parte de nuestra inteligencia humana, necesita educación; pero, si estamos en lo correcto, esto entrañará una educación no sólo de la inteligencia, sino, a su lado, de los sentimientos.”


Para el filósofo Emanuel Kant, la imaginación “es la mismísima facultad formadora de ideas que actúa en las profundidades de nuestra mente para capacitarnos a reconocer los objetos del mundo, y a vincular los conceptos de ellos con nuestra experiencia real.” Por su parte, el pensador francés Jean Paul Sartre vincula el mundo de la imaginación al del pensamiento y, además, considera que está relacionada con la acción, lo que es evidente en toda partida de ajedrez. Las ideas se expresan simbólicamente en el juego, pero también en la vida real, donde adquiere su propio sentido y simbolismo. Así, la imaginación es aquello que nos permite a la vez comprender, interpretar, simbolizar, expresar e incluso anticipar la realidad. De ahí que, agrega Mary Warnock “el cultivo de la imaginación debiera ser el objetivo básico de la educación… pues la empleamos en nuestra percepción ordinaria del mundo… La imaginación es necesaria para capacitarnos a reconocer las cosas en el mundo, a dar sentado ciertos rasgos y depender de ellos si queremos cumplir con nuestras funciones ordinarias.”

Durante la partida, todo niño que juega ajedrez enriquece lo que percibe (la posición que tiene a la vista) mediante la composición de imágenes futuras para lograr uno o varios objetivos. Toda posición ajedrecística es una matriz que produce la información que posibilita la generación de nuevas ideas e imágenes. Al respecto, el pensador Johann Fichte (1796- 1879) hace de la imaginación algo fluctuante entre la realidad y la irrealidad. Dice: “La imaginación produce la realidad, pero en ella no hay realidad; solamente después de haber sido concebida y comprendida en el entendimiento, resulta su producto algo real.” Basado en ello, el filósofo Georg Wilhelm Hegel (1770- 1831) hizo una distinción entre imaginación y fantasía. “Ambas son determinaciones del espíritu,” dijo, “pero la inteligencia y la imaginación son simplemente reproductoras, en tanto que la fantasía es creadora, es la que simboliza, alegoriza o poetiza.” Por su parte, el matemático, físico y teólogo francés, Blaise Pascal (1754- 1824) dijo: “La imaginación dispone de todo: crea belleza, justicia y felicidad, que es el todo del mundo… Nuestra imaginación nos agranda tanto el tiempo presente, que hacemos de la eternidad una nada, y de la nada una eternidad.”

La inteligencia es la que gana la partida de ajedrez mediante la constante creación de imágenes. En la elaboración de ideas, el jugador aplica métodos generales de inferencia, inventiva y creación, esto es: deducción, inducción, simplificación, análisis, síntesis, etcétera, o sea, imagina. Los razonamientos deductivos le sirven básicamente para derivar conclusiones acerca de las implicaciones y consecuencias de cada movimiento. El propósito último es obtener ventaja, lograr supremacía y, a la postre, la victoria.

En su tiempo, el científico y ajedrecista Albert Einstein (1879- 1955) dijo: “La imaginación es más importante que el saber… En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.” De ahí la importancia de incorporar el ajedrez a la educación en todos los niveles.



Denunciar

 facebook
 A  24 personas les gusta este artículo

Agregar comentario:
Para agregar comentario debes Iniciar sesinAQUI